Con la cancelación del NAICM en Texcoco se salvó el agua de 9 millones personas en la CDMX.

POLITICA

Con la cancelación del NAICM en Texcoco se salvó el agua de 9 millones personas en la CDMX.


El doctor en Ecología, Fernando Córdova, indicó que el lago de Texcoco es el último regulador natural de agua con el que cuenta la Ciudad de México para tener agua en el futuro, por lo que aseguró que eso es lo que realmente está en juego en la decisión sobre el Nuevo Aeropuerto de la Coudad de México.

Tras concluir la consulta ciudadana en la que los mexicanos eligieron reacondicionar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca, así como concluir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía, Fernando Córdova mencionó que lo está en juego es:

La disponibilidad de agua de 22 millones de personas”.

El doctor en ecología hizo un llamado para ‘comprender que seguimos viviendo sobre un territorializa io lacustre y que cada año el agua seguirá reclamando sus afluentes naturales’, por lo que enfatizó en que es superficial si la cancelación del NAICM va a costar más dinero o si es incómodo para los viajeros.

Para explicar los efectos que tendría la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, Fernando Córdova  pidió imaginar que la Ciudad de México está sobre una esponja con agua, y lo que soporta el peso de la ciudad de México es el agua y no la esponja:

Lo que estamos haciendo nosotros actualmente es sacar el doble de agua de esa esponja de la que infiltramos, es decir, constantemente estamos secando esa esponja”.

Córdova dijo que esa es la causa original del hundimiento de la capital mexicana, y que la estrategia del gobierno lucha contra las inundaciones y contra el agua al entubar los ríos y expulsar de la cuenca  la lluvia que se mezcla con drenaje:

Así, cualquier gota de lluvia que cae sobre la ciudad invariablemente llega al sistema de drenaje, hace un recorrido hacia Texcoco y de ahí es expulsada de la cuenca por medio de infraestructura gris”.

Fernando Córdova detalló que el único lugar para almacenar agua pluvial con la intención de potabilizarla y distribuirla son las 13 mil hectáreas de Texcoco, y agregó que las consecuencias que traería la construcción del NAICM sería la devastación de los cerros, la desecación del lago Nabor Carrillo y el entubamiento de nueve ríos de oriente.

Córdova informó que el porcentaje real del NAICM en Texcoco es de 20 por ciento de la primer fase; por lo que explicó que el proyecto tiene dos fases, ambas fases incluyen la construcción de tres pistas, y que lo único irreversible es la plancha de la terminal aérea, al menos 100 hectáreas.

Con información de La Neta Noticias, Excélsior y La Jornada