Conacyt da la espalda a joven indígena; le quita beca para posdoctorado en EU

TECNOLOGÍA

Conacyt da la espalda a joven indígena; le quita beca para posdoctorado en EU


Por falta de la firma electrónica, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dejo sin beca al joven Ricardo Pedro Pablo, destacado indígena chinanteca de Oaxaca.

Ricardo concluyó este año el doctorado en Fisicoquímica por parte del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Por lo anterior, y de acuerdo con lo publicado por El Universal, Ricardo Pedro pide apoyo económico para continuar con el posdoctorado, debido a que por un trámite se quedó sin beca.

El profesionista nacido de Tuxtepec (Oaxaca) y Premio Nacional de la Juventud 2017, planea estudiar un posdoctorado con el profesor Mingda Li en el departamento de Ciencias Nucleares e Ingeniería en el MIT, pero sólo será posible si alcanza a reunir 840 mil pesos antes del 11 de septiembre.

Ricardo Pablo, proveniente de una familia humilde de Oaxaca, cursó el doctorado en el MIT por medio de una beca de excelencia académica que obtuvo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y egresó en mayo pasado.

El joven creó una página web para difundir su situación, ahí explica que solicitó una beca de estadía al Conacyt para continuar con sus investigaciones, pero no fue posible obtenerla debido a que no pudo tramitar su firma electrónica, por lo que la dependencia en México invalidó su procedimiento.

En sus palabras, el joven expresa:

Hola Todos

Mi nombre es Ricardo Pablo Pedro y soy originario de Tuxtepec, Oaxaca. Hice mi licenciatura en Química en la UNAM y acabo de graduarme del doctorado de MIT, donde gracias a mi trayectoria me otorgaron una beca al 100% y por el cual tuve el honor de ganar el premio Nacional de la Juventud en el 2017. En MIT realicé mi investigación en nanomateriales tales como siliceno y polímeros, los cuales son de gran utilidad en la industria de semiconductores.

Ahora mi ilusión es continuar mis investigaciones en materiales que puedan tener propiedades termoeléctricas que puedan ser utilizados en nuestra vida diaria. Un material termoeléctrico es un material que pueda usar el calor para convertirlo en energía y viceversa. El objetivo es encontrar un material que sea un buen termoeléctrico a temperatura ambiente. Esto cambiaría radicalmente diferentes formas de transportación, entre otras cosas.

Desgraciadamente no he encontrado los recursos económicos para seguir con este Proyecto tan importante durante mi postdoctorado y por ello me veo en la necesidad de pedir su apoyo para poder llegar a la cantidad de ~$840,000 ($42,000 usd) y para seguir con el proyecto en MIT.

Ricardo describió que los investigadores que no cuentan con fondos económicos suficientes tienen pocas posibilidades de ser aceptados en las instituciones, pues los trabajos son por cuenta propia.

Con información de El Universal

Como informamos a través de Regeneración Ricardo Pablo Pedro, quien migró de La Mina, en Tuxtepec, Oaxaca, se convirtió en mayo en el único mexicano y universitario de origen indígena en obtener el grado de doctor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

De niño, Ricardo Pablo Pedro vendía limones y aguacates; boteó para poder hacer el examen de admisión a la UNAM. Recibió el grado de doctor en el MIT, donde desarrolló materiales bidimensionales para hacer microchips y paneles solares.

Una vez que fue aceptado en la UNAM, Ricardo vendió dulces en la facultad para mantenerse y dormía en casa de sus compañeros.

“Algunos me invitaban a comer, pero mi dieta esencialmente fue a base de bolillo o torta de tamal con agua, y cuando no resistía el hambre mejor dormía y asunto arreglado”, relató Ricardo sobre su época de universitario.

Cuando era estudiante de la facultad de Química, contó, vivía en Santo Domingo, en la Ciudad de México, “en cuartos que ni ventanas tenían”, por lo que, cuando llegó su carta del MIT “no me la creía; me dije una y otra vez ‘yo creo que se equivocaron’, hasta que llegué allá”, a Boston.

En 2017, Ricardo recibió el Premio Nacional de la Juventud. Aun así, dice, “no me siento alguien extraordinario, sólo soy feliz”.

Ricardo compartió que algunos días se pregunta si merece estar en Boston: “tardé tres años y medio en ir de nuevo a mi pueblo; le llamaba a mi madre por teléfono y todo mundo se enteraba porque solo hay uno en todo el lugar. A veces he querido dejar la escuela, porque me he sentido solo”.

Ante el apoyo de tanta gente, Ricardo Pablo Pedro dijo que “todos se graduarán” con él, incluida su madre, a quien admira, pues no sabe leer ni escribir, “pero yo he cumplido su sueño”.

Al impartir la conferencia “Cómo la ciencia ha cambiado mi vida. Los sueños se pueden cumplir”, aseguró que la ciencia le ha ayudado a cumplir su anhelo, aun cuando no se considera suficientemente bueno para hacerla.

“En Boston me he dado cuenta de que los universitarios tenemos suficiente potencial, la UNAM lo tiene; esta universidad nos da todo, y es prácticamente gratis, por eso hay que esforzarnos, no decir ‘no puedo’ y arriesgarnos”, concluyó.

Con información de Regeneración.