La gasolina Premium rompe récords y ya se vende a 21 pesos el litro.

POLITICA

La gasolina Premium rompe récords y ya se vende a 21 pesos el litro.


Durante la semana que termina la gasolina Premiumrompió la barrera de los 21 pesos por litro, al cotizar en 21.03 pesos en algunas delegaciones de la Ciudad de México como en la Venustiano Carranza y Benito Juárez, con lo cual este combustible acumula un incremento de 86.4 por ciento en su precio respecto a como cotizaba al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, cuando un litro costaba 11.28 pesos.

Para la gasolina Magna, el aumento ha sido de 81 por ciento respecto a diciembre de 2012, cuando un litro de este combustible costaba 10.72 pesos, mientras que hoy, según datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para algunas delegaciones de la capital mexicana, el precio es de 19.45 pesos.

El Diesel también ha sufrido un incremento de 81 por ciento. Al inicio de la presente administración costaba 11.08 pesos por litro mientras que al mes de agosto de 2018 su precio es de 20.09 pesos.

Así, llenar un tanque de gasolina de 40 litros con Magna pasó de costar 428.80 pesos a 778 pesos en poco más de cinco años.

Para llenar el mismo tanque con gasolina Premium en 2012 había que pagar 451.20 pesos, mientras que hoy son necesarios 841.20 pesos.

Como puede apreciarse en la gráfica, el alza de precios fue especialmente fuerte a principios de 2017, cuando se dio el llamado “gasolinazo” que, con un incremento de alrededor de 20 por ciento en los combustibles, ocasionó gran molestia social, al grado de que el Presidente Enrique Peña Nieto tuvo que salir a dar un mensaje a la nación para explicar la medida, que según argumentó, se debió al inicio de la liberalización de los precios contemplado por la Reforma Energética, la cual implicaba eliminar los subsidios a estos hidrocarburos para quitar al Estado esa gran carga económica y así los precios estuvieran dictados por la competencia y el libre mercado.

No obstante, el aumento de los precios internacionales del petróleo y la cada vez mayor dependencia del país de las gasolinas importadas han obligado al gobierno a seguir controlando parcialmente el precio de las gasolinas por medio del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) que se aumenta o se disminuye para ‘amortiguar’ el costo final y así evitar un alza descontrolada que termine por impactar a la inflación.

Con información de Economía Hoy.