Carta a mi padre fallecido: ¡Estamos haciendo historia papá!

OPINIÓN

Carta a mi padre fallecido: ¡Estamos haciendo historia papá!


Por Jorge Francisco Ugalde García

Querido Padre:

Te fuiste en 1986. Un cáncer de colon truncó tu vida.

Al igual que otros familiares dijiste no a la terapia invasiva de la quimioterapia en aquellos años, porque decidiste morir con tu cuerpo en paz e íntegro.

Te platico que 30 años después se ha avanzado mucho en este aspecto. Cada vez son más los casos de éxito de la quimioterapia o las personas logran vivir más años.

Sé que ya se empiezan a usar en otros países lo que le llaman quimioterapias inteligentes, las cuales no afectan tanto la salud de los pacientes.

También se ha avanzado mucho en el desarrollo personal: actualmente mucha gente logra vencer enfermedades degenerativas con terapias alternativas; cuidando su alimentación y cambiando su secuencia negativa mental y emocional.

Me atrevo a escribir hasta ahora porque quiero compartir algo que con seguridad te dará mucha alegría: los mexicanos por fin supimos lo que es tener un proceso electoral democrático.

¡Se respetó el voto del pueblo y ganó un candidato con ideas progresistas! ¡Lo que tú siempre anhelaste!

Te explico que los conceptos de derecha e izquierda se siguen usando, pero las fronteras que los separaban ya no son tan drásticas.

Esto evolucionó con la caída del bloque socialista, de hecho la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) ahora se llama Rusia y los países de ese bloque ya cambiaron de sistema político-económico-social.

Con decirte que en esta contienda electoral se juntaron el agua y el aceite: El PRD de tendencia izquierdista y el PAN de derecha que conociste.

El candidato que ganó se llama Andrés Manuel López Obrador (AMLO). No lo conociste porque el apareció en escena unos años después de que te fuiste.

Un tipo tenaz, de ideas claras, de mucho empuje y trabajo. Le robaron 2 elecciones presidenciales (2006 y 2012) y en la tercera lo logró.

Ganó por qué aprendió de los errores, porque visitó cada rincón del país para conocer de primera mano su problemática y para que lo conocieran, porque fue el único que ofreció una transformación separada del status quo y porque el último sexenio del PRI dilapido totalmente todos los preceptos de honestidad que quedaban de pie.

AMLO supo capitalizar a su favor el hartazgo de la mayoría de los mexicanos.

¿Recuerdas el nombre de tu tesis profesional de la carrera de Contador Público en la UNAM?: El uso de la computación en la contabilidad.

Tuviste la visión de lo que venía con el desarrollo de esta tecnología para la sociedad. No te equivocaste Papá.

Recuerdo que nos platicabas de la computadora que había en tu trabajo, que era enorme y ocupaba todo un piso del edificio.

Nos mostraste las tarjetas perforadas que debían meter para que trabajara.

Pues te platico que esa tecnología avanzó tanto que ahora puedes llevar en tu mochila o en la palma de tu mano esa tecnología.

Se han construido sistemas que son como carreteras digitales, llamadas redes que nos permiten estar conectados con millones de gentes en todo el mundo en tiempo real.

Estas redes fueron fundamentales para el desarrollo y resolución de esta contienda electoral.

Te platico Papá que la contienda del 1° de julio de 2018 es la más concurrida de la historia del país. Se generó mucha controversia porque todo el tiempo AMLO estuvo arriba en las encuestas por más de 2 dígitos.

Intentaron bajarlo con todas las tropelías más bajas que te puedas imaginar, pero cada golpe sirvió para subirlo más.

El Instituto Nacional Electoral (INE) organismo que ahora organiza los comicios, es lo que tú conociste como Comisión Federal Electoral, dijo que a las 22 horas daría el resultado de la contienda electoral.

No fue necesario esperar tanto tiempo. Los oponentes de AMLO antes de las 20 horas salieron a reconocer su derrota ante los resultados de las encuestas de salida a nivel nacional.

Antes de las 9 de la noche tuvimos la certeza de que por primera vez en la historia de México se desarrolló un proceso electoral democrático.

Frente a la pantalla se me salieron las lágrimas.

Al enterarme que AMLO asistiría al centro de la Ciudad de México a festejar, tomé la determinación de acompañarlo.

Me puse de acuerdo con una amiga y fuimos en metro.

Al tomar el tren en Hidalgo con dirección al Zócalo, vimos mucha gente en el andén. Al subir al vagón percibí un ambiente contenido: solo se oían cuchicheos.

Conforme el vagón se acercaba a la estación Zócalo el ambiente se hizo más denso y por fin: al abrirse las puertas se destapó la euforia contenida: todos gritamos y sonreímos.

Salimos del metro con las arengas de la victoria: ¡Sí se pudo, sí se pudo!, ¡Es un honor estar con Obrador!

Al tocar el piso del Zócalo comencé a llorar de felicidad. Por fin ese hartazgo ancestral contenido en mis venas se transformó en dicha, en esperanza.

Fue bellísimo percibir en todos el mismo sentimiento. No era una euforia descontrolada, más bien era una euforia desbordada hacia adentro.

Cada quien disfrutaba en su interior y con eso era suficiente.

Para mí no fue necesario esperar a AMLO hasta cerca de las 12 am que llegó.

Fue suficiente con estar ahí, con percibir esa envión de energía popular, de saber que estábamos escribiendo una parte de la historia de este país.

Del sí se pudo. De vivirlo por toda mi familia, por ti Papá, por todos mis ancestros.

Por último te platico que cumplí el compromiso que hice contigo el día de la graduación de mi hermano. Cuando te dije que también quería darte el gusto de culminar una carrera.

Quiero que sepas que cuando me entregaron mi título profesional, le saque una copia y te la dejé sobre tu tumba.

¡Muchas gracias Papá!

¡Viste!

¡Si pudimos!

Regeneración, 18 de julio del 2018.

*Jorge Francisco Ugalde García es Lic. En Ciencias de la Comunicación. Publirelacionista, productor de vídeo, analista y músico.