Vecinos de la colonia americana denuncian al gobierno de Guadalajara.

COMUNIDAD

Vecinos de la colonia americana denuncian al gobierno de Guadalajara.


"Nuestra casa fue destruida por el edificio de la corrupción, en Simón Bolívar 462 y el gobierno no ha hecho nada para salvaguardar nuestras vidas ni nuestro patrimonio, a pesar de los destrozos este edificio totalmente ilegal ¡¡¡no fue clausurado!!! ¡¡¡Alfaro!!! ¿Para eso te dimos poder? ¿Proteges a los ciudadanos o a los delincuentes inmobiliarios?", cuestionan vecinos de la colonia Americana ante la construcción que los afecta.

Enrique Alfaro Ramírez, presidente municipal de Guadalajara, no ha podido detener los intereses voraces de desarrolladores inmobiliarios que edifican torres departamentales pese a que estos han afectados las casas de algunos vecinos, tal como ocurre en la colonia Americana.

La construcción de torres departamentales que se ubica en la manzana de avenida Unión-Simón Bolívar y Mexicaltzingo-Vidrio, ha provocado daños en las casas que se encuentran en las inmediaciones, puesto que esta edificación está en medio de la manzana.

Uno de estos casos es el de la señora Patricia Sánchez Gutiérrez, quien vive en Simón Bolívar número 462 y su casa colinda con los muros de estas torres; al hacer el colado, el concreto tumbó parte de la barda de su patio, provocó el surgimiento de fisuras y grietas y hasta el momento, la constructora no se ha hecho cargo de las reparaciones, por lo que ya interpuso una demanda.

"Pues no han tenido ningún acercamiento conmigo, esto ya está dentro de un trámite legal, esperamos que ya hagan justicia a lo que debe de ser aquí, porque aparte de esta afectación que he tenido, me han quitado mi luz solar, a las doce del día yo ya tengo que encender luces y es una cosa deprimente ver uno su casa a oscuras cuando yo tenía una iluminación perfecta", lamentó esta mujer.

A media manzana se erige el edificio de la construcción, ejemplo perfecto de la lasitud con que se la administración pasada daba permisos a constructores, y ejemplo también de la pasividad de Enrique Alfaro, pues esta era una de sus promesas de campaña, otra que incumplió

Este es un claro ejemplo de la pasividad de Enrique Alfaro, pues esta era una de sus promesas de campaña que incumplió.

Desde que inició esta edificación en 2014, cuando el presidente municipal de Guadalajara todavía era Ramiro Hernández, la mayoría de vecinos se opusieron a la obra, por considerar que tendrían afectaciones, además de que se estaban violando los planes parciales de desarrollo, sin que esto importara.

Según los habitantes de las inmediaciones, Enrique Alfaro prometió que no se realizarían este tipo de obras, pero es algo que se ha incumplido, de ahí que se hayan colocado lonas en varias casas para reclamar esta omisión.

Patricia Gutiérrez también lamentó que mientras a pequeños comerciantes se les pidan las "perlas de la virgen" para instalar algún negocio, como un gimnasio, a quienes les piden permiso de la gente para ello, en este tipo de construcciones las licencias se den sin ningún problema.

¿Quién pagará por estos desperfectos?, se cuestionan los afectados, pues esto representa miles de pesos, no se diga la luz del sol que se pierde con la mole que se edifica


Fuente: Página 24