Un león marino muerde y arrastra hasta el mar a niña

VIRAL

Un león marino muerde y arrastra hasta el mar a niña


Cuando hay carteles de "prohibido darle comida a los animales" habría que hacerle caso. Una familia de origen asiático aprendió la lección este fin de semana al llevarse un tremendo susto en el puerto de Steveston, en Richmond (Estados Unidos). Estaban tranquilamente alimentando a un león marino cuando de repente saltó y de un mordisco arrastró a la niña al agua. 

Fue un momento de pánico. El mamífero marino era más grande que la pequeña de 7-8 años que agitaba los brazos dentro del agua. El miedo se apoderó de ella. Por fortuna uno de sus familiares saltó de inmediato para rescatarla. El león marino se asustó con tanto ajetreo y tanto el hombre como la niña pudieron salir a la superficie ilesos.

La familia llamó la atención del león marino con comida sin pensar en las consecuencias

La grabación la realizó un viandante, que estaba en la zona y en pocas horas el vídeo se ha esparcido por Youtube. Ahí se aprecia como la familia intentaba llamar la atención del animal con comida y otros gestos. El mamífero hizo varios amagos de dejar el lugar, pero se sintió atraído pos los humanos.

El primer susto se produjo en el minuto 1.25 del vídeo. El león marino salta hasta el borde donde está la niña de pie y casi le coge la cabeza. En ese momento todo fueron risas entre los presentes y siguieron jugando. Nada hacía presagiar que ese divertimento acabaría en un tremendo susto.

La fuerza del animal hizo que la niña fuera una presa fácil

Unos segundos después la niña cometió el error de sentarse en el bordillo del muelle mientras su padre llamaba la atención del animal con la mano. El león marino ignoró al hombre y fijó su presa en la hija indefensa. Sacó todo el cuerpo del agua y con unViolento tirón arrastró a la niña al agua. Las risas ahora eran gritos de pánico.

El familiar de la menor consiguió rescatarla y ambos pudieron salir airosos del embiste del animal. Solo se llevaron un remojón y un susto que podría haber sido peor. Además, el hombre perdió las gafas de sol en el rescate a la pequeña. Un mal menor.



Fuente: La Vanguardia